¿Quiénes somos?

Escuela Montessori de la Ciudad de México, A.C.

En 1965 por iniciativa de padres interesados en una opción educativa diferente para sus hijos, nació la Escuela Montessori de la Ciudad de México. Comenzó en el salón de juegos de una casa al poniente de la ciudad, con un grupo de Casa de Niños. Desde entonces se fueron incorporando los niveles correspondientes a Comunidad Infantil y Taller, siguiendo los lineamientos de la filosofía y pedagogía de María Montessori que a través del amor, pasión, colaboración y esfuerzo ha ido creciendo centrándose en el niño y en la educación para la paz.

Somos una comunidad que con amor, pasión, colaboración y esfuerzo crece, aprende y sigue mejorando buscando ser una Escuela Montessori que continúe centrándose en el niño y en la educación para la paz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Misión

“Inspirar en el niño el asombro por la vida, acompañándolo en el desarrollo de su voluntad, inteligencia y sensibilidad.”

Visión

Ser la mejor comunidad Montessori comprometida con la formación de seres humanos felices e íntegros que impactarán de manera positiva en la sociedad.

Nuestros valores

  • Respeto: a uno mismo, a los demás y al Universo.
  • Amor por el aprendizaje: pasión por el conocimiento y el razonamiento.
  • Compromiso: dar lo mejor con espíritu de servicio.
  • Responsabilidad: asumimos nuestras decisiones y sus consecuencias.
  • Pluralidad: nos enriquecemos de todos y crecemos juntos.
  • Integridad: actuamos con honestidad y congruencia.
  • Creatividad: fomentamos la curiosidad y las distintas expresiones del talento.

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué Montessori?

El propósito de la Educación Montessori es ayudar a los niños en su tarea de autoconstrucción a través de las etapas sucesivas de desarrollo, desde la infancia hasta la edad adulta.

Los principios Montessori están basados en el desarrollo natural del niño proporcionando un modelo dentro del cual sus directrices internas lo impulsan hacia un crecimiento sano siguiendo su propio ritmo de acuerdo con sus capacidades individuales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos nuestros esfuerzos son para que nuestros egresados salgan siendo personas seguras, bien preparadas, responsables, independientes y conscientes del otro y de su entorno. Capaces de transformar a la sociedad proponiendo soluciones empáticas y creativas para mejorar el mundo en el que vivimos.

“Sirviendo a los niños, se sirve a la vida”.

Montessori, 1986, p. 358.